fbpx
CONTACTOLLÁMANOS

Cómo elegir al inquilino perfecto para tu vivienda

Por Joan Fernandez
abril 12, 2021
No hay comentario

Terrassa es un buen lugar, a tan solo 20 kilómetros de la ciudad de Barcelona, para vivir: cerca de la capital de Cataluña y lo suficientemente lejos del bullicio de la ciudad condal para llevar una vida tranquila. Es por ello por lo que son muchos los que deciden vivir en el municipio barcelonés y alquilar un piso allí.

Alquilar un piso en Terrassa resulta mucho más económico que en Barcelona, por lo que muchos deciden vivir en el municipio barcelonés. Por ello, no debe resultar extraño que, para satisfacer las demandas de alquiler de Terrassa, haya muchos que pongan en alquiler viviendas que tengan desocupadas. No obstante, en estos tiempos que corren resulta fundamental conocer cómo elegir inquilino y cómo alquilar un piso de forma segura.

Cómo debe ser un buen inquilino

A la hora de alquilar un piso es fundamental saber cómo investigar a un inquilino, de forma que sepamos dar con el inquilino perfecto. Esto, sin duda, nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza y futuros problemas para el cobro del alquiler o para el adecuado uso de la vivienda.

Un buen inquilino suele reunir las siguientes condiciones:

  • Solvencia económica: esta es una cuestión fundamental. Así pues, el inquilino deberá tener la solvencia económica suficiente para poder hacer frente al pago del alquiler del piso y de la fianza.
  • Sincero y transparente: sin duda, hablar con claridad facilita mucho las gestiones y es primordial para poder llegar a un acuerdo claro. Solo así se podrán entender ambas partes, arrendador y arrendatario.
  • Conciliador y negociador: un buen inquilino ha de ser conciliador, de forma que no busque el conflicto en cada ocasión que se le presente con su casero. Saber negociar, llegar a acuerdos y ser conciliador nos ahorrará muchos problemas con el arrendatario.
  • Compromiso personal y legal: el inquilino ha de comprometerse con el arrendador, no solo de forma personal no faltando a su palabra, sino también de forma legal a través de la firma del contrato.
  • Responsabilidad: el inquilino ha de ser responsable, pagando puntualmente el alquiler del inmueble y manteniendo este en perfectas condiciones.
  • Cuidadoso con el piso: el inquilino deberá cuidar del inmueble alquilado como si de su propia vivienda se tratara. Por ello, es fundamental dar con un arrendatario limpio y cuidadoso que mantenga el inmueble en buen estado.

En una entrevista el casero puede formar una imagen y una primera impresión del inquilino. No obstante, es complicado conocer a fondo a una persona en una única entrevista, por lo que, además de las impresiones y la intuición, el arrendador deberá exigir ciertos documentos. En cualquier caso, nunca se ha de bajar la guardia y lo mejor será desconfiar de los inquilinos demasiados perfectos, ya que pueden ser estafadores.

Pasos a seguir para elegir al inquilino perfecto

Para reducir las posibilidades de alquilar nuestro inmueble a un inquilino que acabe por darnos problemas lo mejor es llevar a cabo una serie de pasos o claves para elegir al inquilino perfecto. Son los siguientes:

  • Publica un anuncio completo: pon las condiciones económicas que se exigen. De esta forma, la mayor parte de las personas que respondan al anuncio cumplirán con el perfil económico que buscas.
  • Define el perfil del inquilino que buscas: deberás decidir si quieres alquilar tu inmueble a una familia, a estudiantes o a gente joven trabajadora, así como si aceptas o no mascotas en la vivienda. Lo habitual es que las parejas jóvenes trabajadoras y las familias con hijos mayores y sin mascotas cuiden mejor los inmuebles y den menos problemas a la hora de pagar el alquiler.
  • Valora al inquilino: ten una entrevista con el inquilino y deja que tus primeras impresiones y tu intuición hagan el trabajo.
  • Pago de una fianza de al menos un mes: por Ley el casero deberá exigir una fianza de al menos un mes de alquiler. Además, esta es una buena garantía para el caso de impago del alquiler o de desperfectos en la vivienda imputables al inquilino.
  • Consulta registro de deudores: en España hay multitud de ficheros de morosos que cualquiera puede consultar. Sin duda, es una muy buena idea, antes de alquilar el piso a alguien, consultar ASNEF, CIRBE o RAI, pues en estos ficheros las empresas ceden sus datos sobre clientes deudores. Consultando estos ficheros podrás hacerte una idea del historial económico del inquilino.
  • Contrato de trabajo: el casero deberá pedir las últimas nóminas del inquilino potencial, de forma que pueda concretar que este tiene un trabajo estable —bien con contrato indefinido, bien con un oficio público— y con una remuneración suficiente para poder hacer frente al pago del alquiler.
  • Contratar un seguro del alquiler: contratar un seguro que nos cubra en caso de impago del arrendatario es una opción a tener en cuenta, ya que la garantía incluye hasta 12 mensualidades impagadas.

Muchas de estas medidas y garantías están reguladas en la Ley de Arrendamientos Urbanos y son, sin duda, una buena opción para alquilar la vivienda de forma segura y conseguir al inquilino perfecto.


Le garantizamos el cobro de la renta aunque el inquilino se retrase o no la abone. Usted cobrará puntualmente su renta pase lo que pase.

Nuestra empresa está especializada en el alquiler y gestión de viviendas, y estaremos encantados de poder ayudaros en todas aquellas consultas que podáis necesitar.

Estamos a su disposición para cualquier información o asesoramiento en el ámbito del Alquiler Garantizado.

Contacto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

crossmenu